Basta una Palabra…

¿Te has sentido alguna vez con la sensación de estar perdido?

¿Te has topado con esas situaciones que te hacen perder el enfoque de la vida, de las metas, de lo sueños y todo lo que vales la pena?

¿Has perdido o te has desconectado de Dios a causa del día a día y su rutina?

Como cristianos y como humanos, tenemos la facilidad de dejar de escuchar la voz de Dios a causa del ruido del mundo, sus problemas, retos y dificultades, pero también a causa de su comodidad, placeres o sustitutos del señorío de Jesús.

Así como cuando te encuentras en medio de una multitud, las voces que intenta guiar nuestra vida o al menos, captar nuestra atención pueden abrumarnos, confundirnos o dirigirnos a caminos que Dios no ha destinado.

Yo he estado ahí. Sordo a Su voz y confundido por lo que ofrece este mundo vano, herido y sin brújula.

¿Qué hacer?

Gracias a Su gracia, hay una respuesta. Aún en medio de esta sordera que tiene gran facilidad de hacerse habitual, la misma voz que nos llamó a salvación es la misma que puede irrumpir para traernos al único camino, verdad y vida que merece la pena seguir.

Basta una Palabra Suya para volver a nacer, y como le sucedió a aquel paralítico del que cuentan los Evangelios: tomar nuestro “lecho” y comenzar a caminar, siguiéndole.

Basta una Palabra de Dios y encontremos el Norte, el destino, el propósito y la Verdad en medio de un mundo de mentiras y esperanzas vanas.

Y es que cuando le volvemos a escuchar es que volvemos a vivir, pues nuestras vidas ya no se conducirán siguiendo rutinas y situaciones vanas, sino avanzaremos caminando hacia un propósito eterno, pleno y seguro: darle gloria por siempre a Él.

Y entonces, a consecuencia de escucharle hoy y siempre, seremos radiantes, plenos y satisfechos.

Radiantes como el sol que sale cada mañana, como el novio que irrumpe pleno y feliz el día de su boda, como el atleta que se alegra, porque llegó el día de correr la carrera..

“y este irrumpe como un novio radiante luego de su boda. Se alegra como un gran atleta, ansioso por correr la carrera…” – Salmos 19:5 NTV

Reading Hands Bible Open Bible Bible Study Book